Relajarse en los Jardines Zen

Empecemos por lo más sencillo. Est?s en la playa, sentado en una toalla e intentando relajarte entre tanto murmullo que se oye en las playas; o bien estés solo y tratas de divertirte un rato.

Entonces coges un poco de arena y la haces caer de tu mano, después comienzas a hacer surcos por la arena, a dejar que tus dedos marquen su silueta en la misma y hacer un camino que sólo tus manos son capaces de hacer.

Sin darte cuenta te has olvidado de tus pensamientos, del tiempo, de todo, y te has centrado en ese “juego” que tanto placer te estaba dando, que, aunque sin crear un dibujo exacto, has hecho algo que te ha gustado.

Pues bien, los jardines zen son algo parecido, son jardines que podemos tener en casa mismo (en tamaño peque?o) para relajar nuestra mente y nuestro cuerpo de esa manera que hemos hecho en la playa. Tenemos una herramienta, una especie de rastrillo, con la que iremos creando esos surcos, moviendo esas partes de la arena que conforman nuestro modo de pensar.

Algunos dir?an que lo que, subconscientemente, hacemos de dibujo, es cómo nos sentimos y cómo el fluir de esos pensamientos hace que se eliminen los malos pensamientos y quedemos relajados.

?No lo has probado antes? Entonces algo y cu?ntanos.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *