Propiedades Nutritivas de los Caracoles

El caracol es un alimento muy saludable dado su bajo aporte de calorías (100 gramos de carne de caracol aportan ?nicamente 60-80 calorías) y su baja composición de grasas, y, por contra, aporta prote?nas y minerales: calcio, magnesio, manganeso, zinc, yodo, cobre y azufre.

Contrariamente a lo que se cree, la baba de caracol no tiene propiedad alguna que sea beneficiosa para los humanos. La principal función de la baba es facilitar el desplazamiento.

Pero ante la amenaza de una agresión medioambiental como radiaciones o estrés mec?nico, el caracol segrega una sustancia para proteger su cuerpo: ?sta secreción es la que distintos estudios han demostrado que tiene propiedades antioxidantes y regenerativas.

Es importante asegurarse de que los caracoles no huelan mal, pues eso puede indicar que hay algunos muertos y pueden haber contaminado al resto. Tambión hay que vigilar que no haya ejemplares moribundos: son identificables porque permanecen inm?viles en el fondo de la c?scara.

Antes de cocinarlos es recomendable tenerlos en ayunas de una o dos semanas: de esta forma el caracol entra en letargo, consume los restos de comida que quedan en su interior, elimina los residuos y queda libre de sustancias t?xicas.

El segundo paso es lavarlos correctamente, ?nicamente con agua. A?adir al agua sal, lim?n, vinagre u otro tipo de sustancias no mejora su limpieza, más bien al contrario: la agresión provoca un aumento en las secreciones del caracol y el empeoramiento de su carne. Lo mejor es utilizar simplemente agua en abundancia.

Finalmente, antes de introducirlos en la olla para su cocción, hay que apartar a los que están muertos. El tiempo de cocción variar? en función del tamaño de los caracoles y de la receta que se desee cocinar.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *