El Yoga y sus Posturas: El Cadáver

Todas las que practicamos o hemos practicado en alguna oportunidad yoga sabemos bien que, como resultado, obtenemos una especie de unión o integración del alma individual con Dios o, por lo menos, con un estado superior mental.

El ?entorno? que logramos al practicarla nos hace recuperar la energía física y mental que necesitamos para llevar adelante nuestras rutinas diarias.

Hoy te voy a presentar una de las posturas básicas y más sencillas que el Yoga tiene en su haber, y es la postura del cadáver o Shavasana. Esta postura sirve especialmente para relajar los músculos y huesos logrando el descanso que tanto necesitamos.

Para lograr esta posición, simplemente échate boca arriba sobre una superficie dura (pero acolchonada) con las piernas extendidas y separadas dejando que tus brazos descansen a cada lado de tu cuerpo con las palmas mirando al cielo.

Ahora, cuando logres esta postura, cierra los ojos y concéntrate en tu propia respiración y mientras respiras, intenta relajar cada parte de tu cuerpo para lograr esta armonía que estamos buscando.

Esta postura la tienes que hacer por no mas de 5/7 minutos y lograrás así aliviar la tensión y el estrés, mejorando así tu estado anémico, físico y mental.