Calendario de frutas y verduras

Para todos suele ser difácil tomar frutas y verduras, sobre todo cuando no estés acostumbrado a ello y sueles quedarte demasiado lleno cuando quieres tomar algo más de lo habitual.

Sin embargo, ya sabes que las frutas y las verduras son buenas para nuestro cuerpo y, para ayudarnos a consumirlas, la OCU, junto con el Ministerio de Medio Ambiente, ha elaborado un calendario con las frutas y las verduras de temporada.

En este calendario se se muestran las variedades de frutas y verduras más representativas del mercado español, indicando cu?l es su temporada ?ptima de consumo.

De esta forma, se aprovechan al máximo los beneficios nutricionales de estos alimentos porque no es solo que nos den las frutas y verduras de temporada por meses sino que, además, nos dan las propiedades nutricionales, valor culinario, trucos para poder usar estos alimentos y también para poder consumirlos de forma que no sea difácil introducir esos alimentos en la dieta diaria.

Para ver ese calendario puedes visitar la p?gina oficial en donde esté el calendario (OCU). Recuerda que se deben tomar 3 piezas de fruta y 2 piezas de verdura.

Verduras, ?Crudas o Cocinadas?

En un art?culo publicado en mayo en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry, investigadores de los Departamentos de Salud P?blica de las Univesidades de Parma y de N?poles, se propusieron evaluar, en tres tipos de verduras (zanahorias, calabacines y br?colis) los efectos de tres habituales procedimientos culinarios (hervir, al vapor y fre?r) sobre el contenido fitoquémico de antioxidantes y sobre sus propiedades fisicoquémicas (color y textura).

Los resultados fueron los siguientes: cocinadas hervidas es el procedimiento que mejor conserva los compuestos antioxidantes, en especial los carotenos, en las tres verduras estudiadas (zanahorias, calabacines y br?colis), y el ?cido asc?rbico (vitamina C) en las zanahorias y los br?colis.

Las verduras cocinadas al vapor mantienen una mejor calidad en su textura que las verduras hervidas, mientras que son ?stas últimas las que pierden menos color. En cuanto a las verduras cocinadas fritas se reblandecen menos, aunque retienen menos capacidad antioxidante.

En todas las verduras cocinadas se demuestra un incremento global de su actividad antioxidante (medida con tres métodos de an?lisis), aumento debido, probablemente, al reblandecimiento de su matriz, lo que facilita la liberación de sus compuestos quémicos, los cuales pueden ser parcialmente convertidos en otras sustancias quémicas antioxidantes.

La conclusión de los autores es que estos hallazgos suponen un desaf?o para la extendida opinión de que los vegetales cocinados ofrecen menos calidad nutritiva que los crudos, y también sugieren que en cada verdura debe ser utilizado para cocinarla el procedimiento que mejor conserve sus cualidades físicas y quémicas.