Picar entre Horas puede Engordarnos

 

Lo cierto es que picar entre horas no es una actividad que tenga relación alguna con algún problema en concreto y mucho menos es específico de un sector de la población… Podríamos decir que el principal factor que nos empuja a picar entre horas es fruto del aburrimiento, otro factor puede deberse a temas relacionados con el nerviosismo y la ansiedad y por último y me atrevería a poner en primer lugar, el tiempo que transcurre entre las comidas.

En el mundo en que vivimos actualmente, todo va rápido y muchas veces no da tiempo a comer en la hora establecida y por tanto perdemos ese momento alimentario, provocando que tomemos alguna chorrada para matar el hambre que obviamente no tiene el mismo aporte que podría tener una dieta equilibrada.

Los efectos que esto provoca son nocivos para nuestro organismo, en primer lugar porque no dejamos descansar al estómago, por otro lado al ser siempre alimentos poco saludables acostumbran a llevar parejos problemas relacionados con el colesterol, e incluso pueden favorecer la aparición de obesidad. Cuando picamos entre horas provocamos que las comidas importantes como es la comida y la cena queden sustituidas por otra comida cualquiera, no tenemos hambre para tomar dos platos saludables.

Pero tranquilos que aquellos que pican pueden solucionar este mal hábito con voluntad, y obviamente dando importancia a las tres comidas más fuertes del día, desayuno, comida y cena.

En cuanto al desayuno debemos tomar uno que sea completo y que nos permita llegar a media mañana sin problemas de penuria estomacal, a media mañana podemos tomar una pieza de fruta sustituyendo a productos industriales, es mucho más saciante y saludable para nuestro organismo.

La comida más de lo mismo, hay que tomar 3 platos, un primero ligero, generalmente puede ser compuesto de verduras o ensalada, un segundo plato con alimentos proteicos, carnes o pescados y finalmente un postre, que podría ser de nuevo otra variedad de fruta.

Si llegando la hora de la merienda tenemos hambre, podemos optar por una loncha de jamón cocido, pavo, un poco de queso de burgos, u otra pieza de fruta, recordar a todos que es saludable tomar unas 5 piezas de fruta y verduras al día

Las cenas ya son menos importantes en cuanto a aporte energético puesto que después de las mismas acostumbramos a ir a la cama, hay que intentar evitar los hidratos de carbono y las grasas, puesto que lo único que harán es sedimentar en nuestro cuerpo afeando nuestra figura.

En resumen, cuidado con los picoteos en exceso porque pueden llevar implícito riesgos de mala alimentación.

 

Picoteos entre comidas

Seguro que te has encontrado en alguna ocasión con que, después de comer, o de desayunar, te ha entrado hambre y has acabado comiendo algo más, normalmente algo dulce, que es lo que más suele apetecer. A veces es porque lo has visto y se te ha antojado y otras veces es porque uno mismo lo busca.

En cierto modo los picoteos no son nada buenos.? Uno come lo suficiente cuando come a las horas (desayuno, comida, merienda y cena) pero uno de los factores que hace que nos entren ganas de picotear es el aburrimiento. Cuando estés aburrido tienes ganas de hacer algo, y muchas veces es el estémago en lo primero que pensamos.

Tambión los nervios, el estrés o nuestros sentimientos nos hacen comer más e incluso el hecho de ver algo y decir, voy a probar, o me apetece.

Todos esos factores son los que forman parte del picoteo, como se le suele llamar. Formas de solucionarlo suele ser intentando evitar tentaciones y pensando bien en lo que se hace. A veces pensamos que un estémago lleno es lo que nos hace falta para estar felices pero eso, a la larga, nos hace más infelices.