?Chicle para reducir el estrés?

Masticar chicle puede reducir hasta un 10 por ciento el estrés moderado y puede aumentar la atención, según muestran los resultados de un estudio realizado por expertos de Universidad de Swinburne (Australia).

La investigación, que se centr? en los efectos de masticar chicle sobre el estado de ?nimo y los niveles de cortisol durante una situación de estrés psicol?gico, incluy? a 40 personas que fueron sometidas a factores de estrés, la mitad de ellos masticando chicle y la otra no.

Los resultados revelaron que el uso del chicle en situaciones de estrés se asoci? a un mayor estado de alerta y a una menor ansiedad y estrés. En concreto, los expertos observaron que la concentración de cortisol en la saliva (marcador fisiol?gico del estrés) de quienes habían masticado era un 12% menor respecto de los que no lo habían masticado.

Además, los participantes que masticaron chicle percibieron un 8% de aumento en el estado de alerta, y la mejora del rendimiento general en actividades de varias tareas fue otra vez superior respecto los que no masticaban, un 67% más.

Ejercicios de Relajación

Hay ocasiones en las que el cuerpo nos pide descansar y, a pesar de que nos tumbamos, ?ste no se relaja, no descansa sino que nos sentimos más activos, como si el cuerpo necesitara descargarse con algo.

Muchas veces eso es producido debido al estréss y los nervios que se nos alojan en el cuerpo y después es muy difácil de quitarnos así que, en esta ocasión, queremos dejarte una serie de ejercicios de relajación para intentar llevar tu cuerpo a una relajación plena y que puedas descansar sin tener tantas cosas en la cabeza, que seguro que hay muchas.

Por este motivo es por el que te hemos puesto este v?deo con ejercicios de relajación para el cuerpo. Has de tom?rtelos con calma para así poder llegar al objetivo porque, si los haces demasiado deprisa, o pensando en otras cosas, no obtendrás ning?n resultado.

Y recuerda, despeja la mente. Al principio es difácil así que concéntrate en el color blanco y llena tu mente por completo del color blanco. Eso puede ser difácil porque tendemos a pensar en el negro pero si consigues que tu “luz interior” se vuelva blanca ya habr?s alcanzado un estadio más.