Cuando los nervios pueden

Es posible que alguna vez te hayas encontrado en una situación en la cual tu cuerpo ha reaccionado de forma muy extra?a: tu corazón se ha acelerado, te dol?a el estémago y sent?as un hormigueo por todas partes. Además, no podías estarte quieta ni dejar de pensar en eso que ten?as que hacer o en lo que deberías haber hecho y sientes una presión en tu pecho que te impide respirar bien.

Pues eso es la ansiedad, estrés o que estés demasiado nervioso para tomarte las cosas con calma. Es muy normal que la gente pase por esos momentos y la mayoría de los nervios se van por si solos en unos minutos, pero hay gente que se encuentra con ellos y no sabe cómo afrontar la situación así que os hablar? desde mi propia experiencia.

Lo que hago es:

  • Intentar concentrarme en la respiración. Inspirar y expirar cuando estés concentrado es diferente a cuando lo haces de forma inconsciente.
  • Trata de dialogar contigo mismo. A ver, si es un problema de amor o de trabajo trata de encontrar el motivo por el cual estés así y después las soluciones racionales que se le pueden dar. Deja al margen tus sentimientos, analiza la situación como si fueras otra persona y, de esa manera, te dar?s cuenta de que un problema peque?o lo has convertido en uno grande t? mismo.
  • Nunca te desanimes. Los problemas siempre tienen una solución, el problema en s? es que muchos no vemos esa solución y nos estancamos.

?Chicle para reducir el estrés?

Masticar chicle puede reducir hasta un 10 por ciento el estrés moderado y puede aumentar la atención, según muestran los resultados de un estudio realizado por expertos de Universidad de Swinburne (Australia).

La investigación, que se centr? en los efectos de masticar chicle sobre el estado de ?nimo y los niveles de cortisol durante una situación de estrés psicol?gico, incluy? a 40 personas que fueron sometidas a factores de estrés, la mitad de ellos masticando chicle y la otra no.

Los resultados revelaron que el uso del chicle en situaciones de estrés se asoci? a un mayor estado de alerta y a una menor ansiedad y estrés. En concreto, los expertos observaron que la concentración de cortisol en la saliva (marcador fisiol?gico del estrés) de quienes habían masticado era un 12% menor respecto de los que no lo habían masticado.

Además, los participantes que masticaron chicle percibieron un 8% de aumento en el estado de alerta, y la mejora del rendimiento general en actividades de varias tareas fue otra vez superior respecto los que no masticaban, un 67% más.

Vitaminas y Minerales contra el Estr

Las obligaciones del mundo moderno hacen que todas las personas vivan con mucho estrés. Quieran o no las cuentas a pagar, las dificultades en el mercado laboral, la inseguridad en las calles y un gran n?mero de realidades cotidianas nos provocan estrés y ?l a su vez varias afecciones más.

Bueno, sin recurrir a ninguna p?ldora milagrosa lo cierto es que podemos ingerir ciertos alimentos que ayuden a que nuestro abatido organismo se adapte mas al estrés y resuelva las afecciones que provoca. Y claro, si hay alimentos que ayudan hay también otros que emperoan las cosas así que conviene saber cu?les son ambos para estar atentos. Os hemos habaldo antes acerca de ciertos alimentos espec?ficos que ayudan a reducirlo

Entre los primeros debemos tener en claro que hay que ingerir vitaminas A, C y E porque combaten la formación de radicales libres: br?coli, zanahoria, mel?n, coles de Bruselas, camote, espinacas, c?tricos, frutos secos, repollo, l?cteos y carne. Tambión hay que ingerir minerales como el potasio, el magnesio o el calcio, el “tranquilizante natural”. Y hablando de tranquilizantes o relajantes, algunos alimentos act?an sobre el buen funcionamiento de las c?lulas nerviosas y nos mantienen relajados: el pl?tano, las almendras o las semillas de girasol.

Por último, para no morir de estrés es importante incluir ensaladas y frutas frescas al día, reducir las bebidas energizantes o el caf?, ingerir alimentos que contengan triptofano (carne, pescado, huevos, nueces, lechuga), y mantener los horarios de las comidas dedicando además un tiempo razonable a ellas.

Vivir con Nervios y Estr?s

Es algo com?n en la vida hoy en día que siempre vamos con prisas, siempre salimos de casa con el último bocado en la boca, y eso si logramos meternos algo en la boca y no salimos corriendo porque vamos tarde. Pese a que nos levantamos temprano, parece que el tiempo duplica la velocidad justo cuando más apurados vamos y eso, queramos o no, suele perjudicar nuestra salud y nuestro intento por llevar una vida sana.

El estrés, los nervios, la falta de desconexión de todo son problemas con los que nos encontramos en el día a día y con los que tenemos que lidiar. A veces pensamos, cuando llega el viernes, que por fin vamos a poder descansar, que no vamos a tener ning?n problema más y que nos vamos a relajar pero la verdad es que pocas veces se consigue uno relajar para volver a la rutina.

Es cierto que es muy difácil, para una persona nerviosa, lograr controlarse. Un ejemplo, quien me viera en una situación de estrés y nervios (por ejemplo los ex?menes) pensar?a que soy una persona directa, que no le tiene miedo a esa situación y que conf?o en m? misma. Pero la realidad es que los nervios siempre se me instalan en el estémago y, cuando esa situación desaparece, llegan los dolores de estémago, baj?n, dolor de cabeza, etc.

¿Cómo evitarlo? No hay un milagro para esto pero s? os podemos decir que cuanto más tranquilos estemos miraremos la situación de forma más objetiva y nos daremos cuenta de que no es tan malo como pens?bamos en un principio.