Ayunar y comer menos alarga la vida

Siempre se ha dicho que una de las comidas que jamás nos debemos olvidar de tomar es el desayuno ya que es la comida más importante que se puede hacer y también la que debe ser más abundante, mientras que las? otras tienen que ir bajando de cantidad. De hecho hay un dicho que lo resume: Desayuna como un rey, come como un noble y cena como un pobre.

Pues bien, al parecer la mejor forma de tener una vida más larga es, según un estudio de cient?ficos japoneses que publica la revista Nature en su último n?mero, comer poco.

Según este estudio, “la restricción alimentaria es la intervención más eficaz y más reproducible para extender la esperanza de vida en especies completamente diferentes”.

As?, se dice que un “ayuno intermitente“, es decir, no desayunar de vez en cuando puede incrementar los años de vida incluso en el caso de que la reducción de la ingesta de calorías sea escasa e incluso inexistente. Junto a eso actuar?a una restricción cal?rica cr?nica que implica una reducción constante y mantenida en el tiempo de los alimentos ingeridos y que también influye en la citada enzima, cuyo mecanismo subyacente de funcionamiento sigue siendo un misterio.