Consejos y Precaución ante los Calambres

?

Todos hemos sufrido alguna vez calambres y lo cierto es que son muy dolorosos y molestos. Yo ni siquiera puedo estirarme al despertar sin sufrir uno todas las ma?anas así que trato de recordarlo cada día para no tener que saltar de la cama para aliviar el músculo tenso y dolorido que se ha contra?do involuntariamente.

P?rdida de líquidos y sales minerales, una oxigenación insuficiente, mucho ejercicio, movimientos bruscos, fr?o, vaya, hay muchas cosas que pueden causar calambres y mientras algunas causas se conocen otras son un misterio. Lo cierto es que duelen mucho, así que la pregunta es ?cómo podemos aliviarlos o impedirlos?

Lo que a m? siempre me ha dado muy buen resultado es moverme, caminar. Mis calambres son siempre en los gemelos o en los dedos de los pies y una buena caminata, apenas tres o cuatro pasos, suelen calmarlos. Vuelve la circulación al músculo y asunto resuelto. Pero hay otras prácticas o precauciones que pueden ser útiles:

Estiramientos: en los calambres el músculo se acorta así que hay que estirarlo suavemente.

Paños calientes: el fr?o ayuda contra el dolor pero no alivia ni soluciona la contracción. Colocar una toalla caliente o una bolsa de agua caliente en a zona afectada alivia bastante.

Desahogar el músculo: estirar como si estuvi?ramos prepar?ndonos para una carrera. Colocarnos de pie contra la pared con las manos apoyadas contra ella a la altura de los hombros y un pie a 30 cm de la pared y otro más atrás, haciendo fuerza hacia adelante. Mantener el estiramiento entre 20 y 30 segundos y efectuarlos de 2 a 3 veces en cada pierna.

Y por último, siempre me han dicho que hay que comer mucho potasio.