Cuando los nervios pueden

Es posible que alguna vez te hayas encontrado en una situación en la cual tu cuerpo ha reaccionado de forma muy extra?a: tu corazón se ha acelerado, te dol?a el estémago y sent?as un hormigueo por todas partes. Además, no podías estarte quieta ni dejar de pensar en eso que ten?as que hacer o en lo que deberías haber hecho y sientes una presión en tu pecho que te impide respirar bien.

Pues eso es la ansiedad, estrés o que estés demasiado nervioso para tomarte las cosas con calma. Es muy normal que la gente pase por esos momentos y la mayoría de los nervios se van por si solos en unos minutos, pero hay gente que se encuentra con ellos y no sabe cómo afrontar la situación así que os hablar? desde mi propia experiencia.

Lo que hago es:

  • Intentar concentrarme en la respiración. Inspirar y expirar cuando estés concentrado es diferente a cuando lo haces de forma inconsciente.
  • Trata de dialogar contigo mismo. A ver, si es un problema de amor o de trabajo trata de encontrar el motivo por el cual estés así y después las soluciones racionales que se le pueden dar. Deja al margen tus sentimientos, analiza la situación como si fueras otra persona y, de esa manera, te dar?s cuenta de que un problema peque?o lo has convertido en uno grande t? mismo.
  • Nunca te desanimes. Los problemas siempre tienen una solución, el problema en s? es que muchos no vemos esa solución y nos estancamos.
Marcar como favorito enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *